La irrupción de las aplicaciones que aprovechan las ventajas de los beacons está llegando con fuerza al mundo de la cultura.

Los museos han sido los pioneros y vemos que poco a poco cada vez son más los que amplían las funcionalidades de sus apps con la posibilidad de conjugar mensajes personalizados, geolocalización, contenido multimedia, etc…

Las bibliotecas ya han empezado a seguir la estela.

Un ejemplo de ello es el de la biblioteca de Fayetteville, en Nueva York, donde acaban de empezar con un piloto donde experimentan  con beacons para notificar eventos, noticias, cursos, presentaciones, o señalar áreas específicas en las instalaciones de la biblioteca, etc.

beacons en bibliotecas

Así, todas las actividades o la información por secciones pueden ser transmitidas a los usuarios a través de su Smartphone y, a su vez, estos compartirla con otros conocidos.

¿Cuáles serían las posibilidades, las aplicaciones de los beacons en este ámbito?

Los usos de esta tecnología en el entorno de una biblioteca serían, sin duda, múltiples: por ejemplo, un beacon podría enviar notificaciones con los próximos eventos programados para niños cuando un padre entrara en el ala infantil de la biblioteca. O también podríamos recibir información sobre cursos de informática cuando estuviéramos en la zona de la biblioteca vinculada a esa temática.

Pero no todo son el envío de notificaciones. Si se distribuyen adecuadamente por el local, estos dispositivos podrían generar mapas anonimizados de los trayectos a pie de los usuarios, para conocer cómo tienden a moverse por la biblioteca, y en qué zonas prefieren quedarse.

En el caso de la biblioteca de Nueva York arriba mencionada, han empezado con cinco beacons, cuatro de los cuales serán utilizados para difundir las notificaciones de eventos y otras noticias dirigidas a localizaciones específicas de la biblioteca. El quinto dispositivo se usará para enviar notificaciones a personas ajenas a la biblioteca. Toda esta información puede ser reenviada, o guardada por los usuarios en su terminal.

La razón por la que la biblioteca tomó la decisión de probar esta tecnología porque sus responsables percibían que, pese a programar con frecuencia eventos y cursos de gran calidad que se difundían a través de medios sociales, prensa y boletines, el feedback de los usuarios indicaba que muchos no se enteraban a tiempo de dichas novedades.

 

Fuente: Library Journal